Fundador

Founder

César E. Chávez es conocido como el líder de los trabajadores campesinos y activista de los derechos civiles. También alguien que luchó por mucho más que los derechos laborales en su lugar como un campeón de revolucionario cambio social no violento – un verdadero héroe americano.

Un estadounidense de primera generación, nacido el 31 de marzo de 1927, cerca de la pequeña granja de su familia en el Gila River Valley del Norte fuera de Yuma, Arizona. A los 11 años, su familia perdió su granja durante la Gran Depresión y se convirtió en trabajadores agrícolas migrantes. A lo largo de su juventud y en la edad adulta, César recorrió las corrientes de migrantes a través de California trabajando en los campos, huertos y viñedos, donde fue expuesto a las privaciones e injusticias de la vida del trabajador agrícola.

César tuvo éxito donde tantos otros fracasaron durante 100 años para organizar a los trabajadores agrícolas. Él fue capaz de hacer lo imposible por desafiar y vencer el poder de una de las industrias más ricas del país en California, la Industria Agricultura. Sin embargo, el significado de la vida de César supera cualquier causa o lucha. Él forjó una coalición diversa y nacional extraordinaria en favor del boicot de los trabajadores agrícolas, que incluyeron a los estudiantes, a los consumidores de clase media, sindicalistas, activistas religiosos y de las minorías.

El lema de César, “Si Se Puede!” (“Sí, se puede hacer!”), Encarna el legado que dejó poco común para la gente de todo el mundo. Desde su muerte, cientos de comunidades de todo el país han llamado las escuelas, parques, calles, bibliotecas y otros lugares públicos, así como los premios y becas en su honor. Su cumpleaños, el 31 de marzo, es un día de fiesta oficial en 10 estados. En 1994, el presidente Clinton concedió a título póstumo César la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor civil de la nación, en la Casa Blanca.

Como un hombre común con una visión poco común, César se puso de pie por la igualdad, la justicia y la dignidad para todos los estadounidenses.

Founder

César E. Chávez is well recognized as the farm workers labor leader and civil rights activist. Also someone who fought for much more than labor rights instead as a champion of revolutionary nonviolent social change – a true American hero.

A first-generation American, born on March 31, 1927, near his family’s small homestead in the North Gila River Valley outside Yuma, Arizona. At age 11, his family lost their farm during the Great Depression and became migrant farm workers. Throughout his youth and into adulthood, César traveled the migrant streams throughout California laboring in the fields, orchards and vineyards, where he was exposed to the hardships and injustices of farm worker life.

César succeeded where so many others failed for 100 years to organize farm workers. He was able to do the impossible by challenging and overcoming the power of one of the country’s richest industries in California, the Agriculture Industry. However, the significance of César’s life surpasses any one cause or struggle. He forged an extraordinary diverse and national coalition in favor of farm worker boycotts, which included students, middle class consumers, trade unionists, religious activists and minorities.

César’s motto, “Si Se Puede!” (“Yes, it can be done!”), embodies the uncommon legacy he left for people around the world. Since his death, hundreds of communities across the nation have named schools, parks, streets, libraries, and other public facilities, as well as awards and scholarships in his honor. His birthday, March 31st, is an official holiday in 10 states. In 1994, President Clinton posthumously awarded César the Presidential Medal of Freedom, the nation’s highest civilian honor, at the White House.

As a common man with an uncommon vision, César stood for equality, justice and dignity for all Americans.